Basado en hechos reales: Siempre quiero lo que NO tengo

viernes, mayo 05, 2017

Los shorts han cogido posiciones en la delantera de mi armario, así que casi sin mirar, cojo unos al azar y una camiseta básica. En el ascensor voy abrochándome las zapas y pintándome los labios de rojo. Es como la única trampa para que parezca que me he arreglado algo, pero es que los domingos va en contra de todos mis valores morales salir de la cama. Esta vez hago el esfuerzo. Al llegar mi amiga sonríe esperando que vaya a contarle el secreto de la coca-cola.

Ilustración de Sara Herranz


- Ali: Empieza por el principio y quiero saberlo todo. Y con todo me refiero a todo.

- Valeria: Bueno, fue muy bien. Es muy guapo y es interesante. Pero...

- Ali: Pero nada, sé un poco más explicita. Mateo es el sueño de cualquier mujer y lo de que es guapo ya lo sabemos, así que estírate un poco, guapa.

- Valeria: Pero es que Nacho ha pasado de mí. 

- Ali: ¿a quién le importa Nacho ahora? Has estado con el jodido Mateo, ¿en serio, estás pensando en Nacho cuando hace un mes estabas soñando con Mateo? 

- Valeria: Nacho ha pasado de mí.  Hace unos días me iba a poner un piso en la Castellana y ahora en mi cara, ciao, hasta luego Mari Carmen, si te he visto no me acuerdo. Todo eso. Y sé que pasé de él en aquel momento pero ahora, ahora no quiero que pase de mí. 

- Ali: Desisto Valeria, desisto ¿algún día querrás lo que tienes o siempre querrás lo que no tienes? 

Siempre lo que NO tienes. Esa es la respuesta. Da igual las maneras en las que formules la pregunta porque siempre será esa la respuesta. Siempre queremos lo que no tenemos. Es un jodido hecho universal. Y sí, nos pasará en la vida, en el trabajo, en todo...pero en el amor se lleva la palma. Puedo estar colada hasta las trancas, hasta más allá de las trancas y de repente se me cruza el que lleva el cartel luminoso de "Peligro, fuera, danger, mejor a más de tres kilómetros" y entonces yo decido que es una buenísima idea subirme a ese tren. Pero resulta que ese tren no admite viajeros y en vez de cogerme el Ferrari que tengo en la puerta y por el que estoy colada hasta las trancas, yo me cabreo porque el tren no admite viajeros. Y me quedó en la estación viendo como se va el tren y olvidándome por completo que en la puerta tengo el Ferrari.

Esa soy yo. Y esa somos el 90% de las personas: queremos lo que no tenemos. Vivimos en un inconformismo continúo que nos hace restarle valor a lo que tenemos porque nos jode que haya cosas que no podemos tener. Aunque esas cosas nos importen lo mismo que la fabricación de las fregonas. Bueno igual hasta la fabricación de las fregonas nos importe más. Pero no lo tenemos y entonces ahí estamos nosotros destinándole toda nuestra energía a eso que no tenemos ¿para que viajar en Ferrari si puedes quedarte mirando como pasa el tren que no vas a coger? Es una especie de masoquismo absurdo que nos hace vivir en una insatisfacción continua.

Ahora estoy parada viendo pasar ese tren que no admite viajeros, pensando en cómo será por dentro, en dónde irá, de dónde viene y mi cabeza no tiene hueco para pensar en otra cosa. En vez de coger, y vivir lo que tengo, y ser lo suficientemente fuerte y lista para querer lo que tengo, no para vivir esperando siempre otros trenes. Porque lo peor de esos trenes es que algún día vuelven o paran y entonces después de tanto imaginar cómo sería, me doy la vuelta y me voy. Porque ya no lo quiero ¿existe algo más absurdo?

Deja de querer lo que no tienes. Deja de quedarte mirando los trenes que pasan por delante de tus ojos y no admiten viajeros. Vive lo que tienes, lo que de verdad está en tu vida. Porque lo que no tienes es porque no debe estar. Valora las personas que te rodean, las de verdad, las que te aportan y las que ponen el hombro cuando las necesitas. Tenemos demasiado para estar pensando en lo que no tenemos, para vivir en una infelicidad constante. Solo las personas con dos dedos de frente saben apreciar esto, saben ver que lo que tenemos nos llenará mil veces más que lo que esperamos tener. Besa, roza, cuida, sonríe, abraza, lo que tienes. 

No tienes todo lo que quieres, 
pero te aseguro que es más bonito,
querer todo lo que tienes

#QuieroLoQueNoTengo


*** (Recuerda que soy embajadora de Dcompany y con el código NSTE20 obtendrás un 20% en toda su ropa. Pincha aquí)

Sígueme
No puedes perderte:

Basado en hechos reales: Has tenido esta enfermedad y no lo sabes
Basado en hechos reales: No quiero ser madre
Basado en hechos reales: La puntita nada más 
Basado en hechos reales: Acostarse en la primera cita
Basado en hechos reales: ¿Por qué siempre la cago?
Basado en hechos reales: Jodida Atracción
Basado en hechos reales: Cuando conocí a Grey
Basado en hechos reales: Que le jodan a lo correcto

You Might Also Like

0 comentarios