17 de abril de 2015

Basado en hechos reales: ¿Y si no sale bien?

Siempre os acabo hablando de lo mismo: ¿sabemos disfrutar de la vida al cien por cien? Aun así después de habernos hecho tantas veces esta pregunta, sigo sin saber la respuesta. Lo único que tengo claro de todo esto, es la cantidad de tiempo que perdemos con el ¿y si?
¿Y si te pilla un coche? ¿y si te cae una maceta? ¿y si se te corta la digestión? Quizás el ¿y si? sea una de las preguntas más utilizadas, pero sobre todo, si va seguida de un "no sale bien". Nos encanta gastar el 99% de nuestro día pensando en un ¿y si no sale bien? 
El caso es que cuestionarse las cosas está bien, pero el problema es cuando dejamos de disfrutar la vida o de hacer lo que nos apetece por pensar que podrá salir mal. Echa la vista atrás y piensa cuántas veces has frenado en seco por miedo a que algo no saliera bien, pero sobre todo, por miedo a lo que los demás pensaran de nosotros. Está bien que nos importe lo que los demás piensen de nosotros, siempre y cuando no dejemos de vivir lo que nos apetece por miedo a ese "qué dirán" y siempre que sea la opinión de alguien que nos quiere o nos importa, no el vecino del octavo al que te has cruzado dos veces en el ascensor.


Y es que si nos paramos a pensar en aquellos pensamientos que nos frenaron de hacer algo que nos apetecía, nos daremos cuenta, que en la mayoría de ellos, los "¿y si no sale bien?" fueron los absolutos protagonistas. Porque los "¿y si no sale bien?" han sido culpables de miles de besos que se guardaron en el cajón, han sido culpables de esos abrazos que no se dieron, de esas miradas que acabaron mirando al suelo, de esas caricias que acabaron con la mano en el bolsillo, de esas camas que se quedaron vacías, de esas películas que se vieron solas, de esos mensajes que nunca se enviaron, de esas mantas que no nos taparon, de esas llamadas que nunca se hicieron, de esos te quiero que se quedaron en el cielo de la boca, de esos viajes que se quedaron en tierra...
Pero un día sin más, te das cuenta de que usas demasiado el "¿y si no sale bien?" y que para dar un paso y cruzar el paso de peatones, antes has hecho un estudio del terreno y de las fincas colindantes, has mirado los certificados de penales de los vecinos y has hecho una análisis del tiempo. El problema es que después de hacer todo eso, cuando vas a dar el paso, ya es tarde y el semáforo se ha puesto en rojo.
Me ha pasado, he dado tantas vueltas a cosas que simplemente me apetecían, que al final se hizo tarde y otra vez, el semáforo ya estaba en rojo. Pero llega tu amiga Erika y te desmonta tus teorías, siempre he querido que se me  "pegue" un porquito de ella porque es de esas personas que vive la vida sin más y hace lo que le apetece sin darle ni una sola vuelta. Su frase estrella es "a por todas" y yo le admiro, y poco a poco le voy haciendo caso. Ella siempre va a por todas, siempre. Y con ir a por todas me refiero a hacer caso a una canción que tanto me gusta "dejarse llevar, suena demasiado bien..."

Porque ya no quieres más semáforos en rojo, porque ya no quieres frenar más en seco, porque ya no quieres quedarte mirando la vida pasar, porque las vueltas a las cosas sólo se las das tú, porque ya no quieres guardar más besos en un cajón y porque salir mal, siempre puede salir mal. Pero ¿y si un día sale bien?...

16 de abril de 2015

¿Cómo hacerte ondas surferas u ondas de cine en casa?

Siempre llevo el pelo liso porque soy un desastre peinándome. Muchas veces le pregunto a una amiga, que lleva el pelo estupendo las 24 horas, que cuál es su truco y siempre me dice que la plancha es una extensión de su brazo. El caso es que yo siempre he intentado ondularme el pelo con la plancha y ha sido un desastre. Por eso cuando me invitaron a una masterclass de GHD para enseñarme a hacerme ondas surferas u ondas de cine en casa, me apunté la primera.


¿CÓMO HACERTE ONDAS SURFERAS U ONDAS DE CINE EN CASA?

GHD se dio cuenta de la necesidad de crear un producto que fuera fácil de utilizar en casa y por eso crearon: GHD curve, la nueva gama de tenacillas y rizadores. Llevan la tecnología tri-zone para que los rizos te duren todo el día y el cabello esté brillante y sedoso ya que esta tecnología controla que no se pasen de los 185ºC. Además tienen la punta fría para que no te quemes cuando sujetes la punta.



Hay cuatro modelos de GHD curve para adptarse a cada tipo de cabello y a las ondas que buscas:

Para las ondas con volumen: Tenacilla soft Curl
Para ondas clásicas: Tenacilla classic Curl
Ondas de cine: Rizador classic waves
Ondas surferas: Rizador creative curl (el que yo tengo y mi preferido)

Precio Ghd curve: 179 euros

¿CÓMO HACERTE ONDAS DE CINE?


 ¿CÓMO HACER ONDAS SURFERAS?




¿SUELES UTILIZAR TENACILLAS O RIZADORES?

13 de abril de 2015

Look kimono de flores + ripped jeans

El fin de semana ha pasado demasiado rápido y de verdad, que cada vez pienso si el fin de semana es para descansar de la semana o la semana es para descansar del fin de semana, porque no sé cómo lo hacemos pero en Madrid los planes no se acaban nunca. Miedo me da cuando empiece el buen tiempo...
Y vamos con el look de hoy, que viene bien ahora que parece que el sol se está dejando ver un poquito más pero que todavía refresca un poco. Para ese tiempo lo mejor es tirar de una de las prendas que tanto volvemos a ver este año, en tiendas como Zara, y es el kimono. En este caso es un kimono con estampado de flores y con flecos, y combinado con unos ripped jeans que parece que han llegado para quedarse. Cuando te enamoras de los ripped jeans, empiezas con una rajita y acabas con unos como estos...¡¡¡Feliz lunes!!!

LOOK KIMONO DE FLORES + RIPPED JEANS

 Kimono de flores de Mulaya, camiseta de encaje de Oysho, gafas de Ray Ban, bolso de lentejuelas de Sheinside, zapatos rosas y ripped jeans de Venca


 ¿SOLÉIS UTILIZAR KIMONOS?

Quizás te interese también...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...