Basado en hechos reales: Está mal y me pone

viernes, noviembre 24, 2017

Recuerdo la primera vez que le vi. Nos cruzamos las miradas y yo supe que aquello y la química debían ir de la mano. Por mi parte claro. Porque nunca pensé que él pudiera fijarse en mí. Demasiadas niñas guapas bailándole el agua: guapas y jóvenes. De esas que al mirarlas piensas que qué jodido pacto habrán hecho con el diablo para estar tan ideales. Casi no hablamos. Todas le rodeaban y le sonreían. Y yo estaba en un octavo plano, imaginándome lo que sería morderle el labio. Y encima estaba prohibido. Totalmente prohibido. 

Ilustración Esra Roise

Aquel día al llegar a casa pensé en lo idiota que había sido al pensar que un hombre así se fijaría en mi. Así que me metí en la ducha, mientras Mando Diao inundaba el aire con su "Dance with somebody" y un aroma a eucalipto recorría todos mis sentidos. Ese día su cuerpo estaba anclado a mi cabeza y las fantasías de cómo sería estar entre sus brazos se sucedían una tras otra. Pero estaba loca si pensaba que se habría fijado en mi. No creía ni que recordara mi nombre. 

Pasaron los meses y aquella historia estaba enterrada en el fondo del abismo. No había vuelto a pensar en él y había dado aquella batalla por perdida. Y era raro en mí porque no soy de perderme personas. Tengo el firme convencimiento de que si alguien se cruza en nuestro camino y la electricidad nos traspasa una sola arteria, debemos vivir a esa persona. Debemos mirarle a los ojos, perdernos en sus brazos, morderle la sonrisa y besarle el cuerpo. Está mal. Muy mal. Pero la vida es una y es imposible dejar una historia a medias cuando sabes que el "comerán perdices" lo inventaron pensando en vosotros. Aun así le olvidé. 

Le olvidé.

O eso, creía.

Una noche de camino a casa sonó mi teléfono. Su jodido nombre estaba en esa pantalla. El corazón me dio un vuelco. Aquello estaba mal. No podíamos, NO PODÍAMOS. Abrí su mensaje, mientras me temblaban las manos y leí un: "Necesito verte. No he dejado de pensar en ti desde que nos conocimos".  Un necesito verte que retumbaba en mi cabeza, mientras me ardían cada uno de los poros de mi cuerpo. Aquello no estaba bien. No estaba bien. De hecho, estaba jodidamente MAL. 

Pero me ponía. 

Mucho.

Estaba mal y me ponía.

No debíamos.

Aquello no estaba bien. 

No debíamos. 

Y lo hicimos. 

Madre mía, sí lo hicimos. Y ahora es nuestro secreto y nos sonreímos al vernos, haciendo como si nada para el resto del mundo. Y cuando alguien dice su nombre, yo recuerdo como me faltaba el aire cuando me perdí en sus manos. Y él me enseñó a dar el paso para comerme el mundo sin tener que analizarlo antes de hacerlo. Me enseñó a pensar menos porque hay personas que no necesitan explicación. Me enseñó que la vida es una y que analizar cada paso nos hace perdernos el camino. 

Y sí, estaba mal. Muy mal. 
Y no debíamos. 
Pero me niego a perderme cosas y sobre todo, personas. 
Porque está mal. Muy mal. Pero cuanto me pone. 

#EstáMalYMePone

Sígueme
Instagram @nosoytuestilo
Twitter @nosoytuestilo

*** (Recuerda que soy embajadora de Dcompany y con el código NSTE20 obtendrás un 20% en toda su ropa. Pincha aquí)

No puedes perderte:
Basado en hechos reales: No caerás en la tentación
Basado en hechos reales: Las mujeres no se tocan solas
Basado en hechos reales:Soy bisexual y tú también
Basado en hechos reales: Eres mi cuenta pendiente 
Basado en hechos reales: Acostarse en la primera cita
Basado en hechos reales: Que le jodan a lo correcto

You Might Also Like

2 comentarios