5 CONSEJOS DE NUTRICIÓN ERRÓNEOS

miércoles, junio 01, 2016


En muchas ocasiones, los consejos sobre nutrición que corren de boca en boca no son los mejores, de hecho aún si provienen de expertos en la materia o nutricionistas. El ámbito nutricional se encuentra lleno de falsas creencias populares y escasas investigaciones en algunos temas, lo que permite que esas falsas afirmaciones sigan expandiéndose sin parar. Por esta razón, hoy revelaremos 5 consejos nutricionales que no tienen sentido y que todo el mundo debería conocer.

Por Nutrición Sin Más
Imagen Mundo Fitness



1. La yema de huevo es nociva para la salud: retírala


Es verdad que la yema de huevo tiene elevadas cantidades de colesterol y que consumirlo en exceso podría tener consecuencias negativas.

No obstante, la yema de huevo solamente contiene colesterol: que está llena de nutrientes importantes para el cuerpo.

De hecho, de consumir solo la clara, solo estaríamos consumiendo proteína.

Recientes estudios han comprobado que el colesterol encontrado en los huevos no modifica los niveles de colesterol en la sangre y el único efecto que tiene sobre ella es positivo.

Igualmente, gran cantidad de investigaciones han comprobado que el consumo de huevo no aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares, como sí se creía hace unas décadas.

Un huevo entero es un alimento muy nutritivo y, mientras su consumo no sea abusivo, consumir huevos es completamente saludable y seguro.


2. Una dieta baja en grasa y rica en carbohidratos es apropiada para todas las personas

Durante largo tiempo, se ha creído que una dieta baja en carbohidratos y baja en grasa era el mejor tipo de dieta que podía existir, esto sin que importara la situación individual de cada persona.

No existen evidencias científicas que respaldasen tal afirmación y mucho menos había prueba alguna que las grasas saturadas incrementasen el riesgo de enfermedades del corazón.

Aun así, muchos médicos y nutricionistas aconsejaban evitarlas y seguían recomendando una dieta baja en grasas para evitar problemas del corazón.

Por fortuna, mientras esto sucedía también comenzaron a realizarse investigaciones sobre este tipo de dietas, llegando a concluirse que se encuentra muy lejos de ser la dieta perfecta.

Lo más importante de todo esto, es que las personas con síndrome metabólico, con obesidad y con diabetes tipo 2 deberían evitarla por completo.


3. Las calorías cuentan más que la calidad del alimento

Uno de los mitos más conocidos en el mundo de la nutrición es afirmar que el aporte calórico de los alimentos tiene mayor importancia que la procedencia de las calorías.

Por supuesto que las calorías son importantes, pero no hace falta obsesionarse con ellas hasta el punto de contarlas.

¿Sabías que nuestro cerebro controla qué, cuánto y cuándo comemos y las calorías que quemamos?

Asimismo, cada caloría es diferente según su origen y esta no afecta de igual manera al organismo y las hormonas.

Como ejemplo, las calorías encontradas en las patatas nos harán sentir más llenos con menos cantidad de comida en comparación con un helado.

Por este motivo, la caloría no es una caloría y no es lo más importante al momento de perder peso.


4. Los aceites vegetales son la mejor opción para cocinar


Otra recomendación que no tiene sentido y que usualmente realizan los nutricionistas, es la del uso de aceite de semillas o aceite vegetal para cocinar.

Según diversas investigaciones, los aceites de semillas y los aceites vegetales pueden disminuir los niveles de colesterol, y por lo tanto, su consumo será positivo para el organismo.

No obstante, los inconvenientes que estos tipos de aceites traen, superan ampliamente sus ventajas:

Contienen grandes cantidades de grasas poliinsaturadas, y estas se dañan con temperaturas elevadas.

Contienen grandes cantidades de grasas trans, grasa súper nociva y responsable de gran cantidad enfermedades.

Contienen grandes cantidades de ácidos grasos omega 6, lo que puede desequilibrar el balance omega 6/omega 3 y causar inflamación.

No los utilices, los aceites vegetales no son buenos para la preparación de tus comidas.


5. La margarina es mejor que la mantequilla


Vayamos directo al grano, la margarina ni siquiera es catalogada como un alimento.

La margarina realmente es un producto procesado que deriva de la mezcla de ingredientes artificiales con aceites vegetales.

De la misma forma que otros aceites vegetales, se encuentra repleta de grasas trans, y por tal motivo, todos los efectos que tiene sobre la salud son negativos.
Antes de creerte todo lo que escuchas sobre nutrición, infórmate y pregunta!!Seguro que te llevas muchas sorpresas...

¿CONOCÍAS ESTOS MITOS?

You Might Also Like

2 comentarios

  1. una entrada muy interesante, hay que ver lo equivocados que estamos en ciertas cosas :S

    ResponderEliminar
  2. Lo de la margarina es como lo de la sacarina (que coincidencia de terminación) ENGAÑABOBOS

    ResponderEliminar