Basado en hechos reales: ¿somos demasiado confiados?

viernes, marzo 06, 2015

Mi relación con Marrackech ha sido de amor/odio constante. Y es que ayer estando aquí, mi hermano y yo nos hicimos la siguiente pregunta: ¿somos demasiado confiados?
Acabamos de llegar y preguntamos a un chico por una calle, el chico muy amable nos dijo que nos acompañaba porque era muy cerca. Ilusos de nosotros le dijimos que sí. Yo es una cosa que hago en Madrid con frecuencia, lo de acompañar a alguien que me pregunta por una dirección, por eso no me pareció raro. Cuando llegamos a la dirección (estaba a unos 200 metros) el chico me dice que le de 10 euros por persona por habernos hecho de "guía". Le dijimos que no podíamos darle eso y le dimos las monedas que teníamos, el chico se puso súper violento exigiendo que le pagáramos.


Por la noche después del mal rato, decidimos ir a una de las emblemáticas plazas de aquí. De cambio a la plaza mi hermano y yo hablámos sobre el incidente de la mañana y comentábamos que no te podías fiar de nadie. Mientras andábamos me daba pena ver como para ellos solo eres un billete de cien euros andando pero supongo que ese es uno de los encantos de aquí. El caso es que viendo una mezquita por fuera se nos acercó un guía oficial del estado. Nos dijo que no nos preocupásemos que a ellos ya les pagaban y que era información gratuita. Nos comentó que había un mercadillo precioso que solo duraba un día porque era de artesanías hechas por beréberes y que como él iba de camino a casa que nos dejaba en la puerta de forma gratuita. Llamadme demasiado confiada o gilipollas, como queráis. Cuando llegamos allí, el guía se despidió y se fue. Total que pensamos que por primera vez no nos habían intentado timar. Cuando entramos no había mercadillo sino que era una cooperativa del gobierno donde vendían "solo" aceite de argán. Le dijimos al señor que pensábamos que era un mercadillo bereber y que sólo duraba un día. El señor nos dijo que no, que ellos estaban abiertos siempre. Así que como no queríamos comprar nos disponíamos a salir, aparece el guía y el señor le dice que no hemos comprado nada. El guía en ese momento se enfada y empieza a gritaremos que debemos comprar. Vamos que segunda en la frente, no nos cobraba el acompañarnos pero se llevaba comisión de lo que compráramos. Vaya tinglado tienen aquí montado!!El caso es que esto me llevó a preguntarme:

SI SOMOS ASÍ DE CONFIADOS CON GENTE QUE NO CONOCEMOS, 
¿CÓMO SEREMOS CON LA GENTE A LA QUE QUEREMOS?


Nunca me había parado a pensar en lo confiados que somos con la gente que nos rodea: con nuestras familias, con nuestras parejas, con la gente del trabajo... Y estoy segura que eso os pasa a la mayoría, jamás imaginamos que nadie pueda jugárnosla. Por eso luego, cuando alguien a quien aprecias o quieres te traiciona, la decepción es mayor. Pero sabiendo esto: ¿es mejor vivir en la ignorancia y seguir siendo confiados o es mejor andar con pies de plomo y así no llevarnos decepciones?
Quizás lo correcto sea lo segundo, pero aun así me niego a dejar de confiar en las personas, sigo prefiriendo que me la jueguen, que estar desconfiando de todo lo que me rodea. Sí, somos demasiado confiados, pero quizás eso es lo bonito de la vida: dejarnos llevar por nuestros impulsos y nuestros sentimientos sin pensar en que la otra persona va a fallarnos. Y no me refiero solo en el amor, me refiero en la vida en general, en tu trabajo, en tu casa... Porque aun sabiendo que es mejor ser cautos y desconfiados, me quedo con la confianza, me quedo con el más mínimo detalle que supla cualquier decepción que hayamos tenido,  me quedo con que el 80% de las personas son buenas, me quedo con los abrazos que borran las malas caras, me quedo con la felicidad que nos genera que alguien a quien aprecies le salgan las cosas bien y que eso es más fuerte que la envidia del resto,  me quedo con las sonrisas que cicatrizan cualquier puñalada por la espalda...
Porque, efectivamente, somos demasiado confiados pero tú eliges si estar toda tu vida en guardia esperando un ataque o disfrutar de las miles de cosas y detalles bonitos que nos rodean, que si llega alguna decepción ya habrá un beso o un abrazo que nos haga olvidarla...

You Might Also Like

1 comentarios

  1. Esto ocurre en todos los paises arabes. No veras por lo general que te asaltan a punta de pistola sino que el tema consiste en timarte y estafarte o engalarte en todo, absolutaemtne todo loq ue tepuedan contar o decir. Debe ser tu primra experiencia de este tipo...par ala proxima ya sabes, TODOS los que se te acerquen en este tipo de paises, TODOS, van a sacarte o tiamrte o descuidarte dinero. Viven de eso, tu no les caes especialmente bien como te hacen creer, todos los occientales somos iguales para ellos y nos ven como una victima mas de tus engaños. La prixima te ira mejor.

    ResponderEliminar