Basado en hechos reales: Tierra trágame

domingo, junio 22, 2014

Creo que el momento tierra trágame, lo hemos vivido todos alguna vez. Yo hace poco tuvo uno de esos que me acabe poniendo roja nivel, quiero morirme jaja Algunos ya lo sabéis porque no me resistí a contarlo por facebook. Vamos a ello...
Todos los días intento aprovechar hasta el último minuto de sueño, porque me acuesto tardísimo haciendo cosas del blog, por eso cada noche preparo la ropa del día siguiente. Si tuviera que levantarme por la mañana con los ojos pegados y pensar qué ropa ponerme, acabaría hiperventilando.
Total, que una noche preparo la ropa como todos los días: vaqueros, camisa, pañuelo, braguitas, calcetines, sujetador y unas botas. Como mi prima no estaba en casa, dejé todo encima de su cama perfectamente colocado. Y me fui a dormir...
Esa mañana tenía que coger el tronco-talgo a Almería, que tiene miles de horarios y combinaciones para ir a Almería, en concreto tiene 2. Uno que sale a las 8 de la mañana y otro que sale a las 3. Como veis bajar a Almería en tren es maravilloso, al igual que son maravillosas las 7 horas que tarda en llegar allí.  Dice la leyenda que una mujer acabó Farmacia en el trayecto de Madrid- Almería.
Bueno que me desvío, del tierra trágame. El despertador sonó a las 6 y media, me metí en la ducha y fui al cuarto de mi prima a vestirme. Me pongo toda la ropa y me doy cuenta que no había cogido el sujetador. Me lo perdono porque eso es fácil de escoger y no tienes que tirarte tres horas delante del armario sujetando la cabeza en la puerta mientras mueres de sueño y piensas qué pega con qué.
Salgo corriendo porque me da miedo perder el tren, y fuera estaba esperándome el taxi. Cuando salgo del portal el taxista estaba apoyado en el coche, me hace una revisión y me sonríe. Coge mi maleta y la guarda en el maletero. De camino a Atocha, veo que el taxista no para de mirarme por el espejo retrovisor y no para de "sonreír".
No he podido gustarle porque me voy pisando las ojeras, creo que podría llevar legañas, llevo un moño, gafas de ver y soy todo lo que no es bello, vamos un troleque recién levantado.
Pues nada, llegamos a Atocha y me bajo del taxi. Comienzo a andar hacia el anden, y veo que TODO el mundo me mira. Cuando digo todo el mundo, me refiero a todo el mundo. Empiezo a pensar que algo va mal porque te mira todo el mundo cuando eres Ariadne Artiles o Xabi Alonso, pero cuando tu cara son los pies de otro, no es necesario que la gente te mire.

Imagen Patricia en Saturno
El camino al tren, se me hace más largo que un día sin pan, la gente me mira, me remira y yo empiezo a sentirme un poco como en el show de Truman. Incluso me planteo que es alguna cámara oculta y todo el mundo se ha puesto de acuerdo para mirarme.
Llego por fin al tren, dejo mi maleta y me siento, soltando un pequeño suspiro. Por fin, estaba a salvo. Me dirijo a quitarme el pañuelo cuando de repente todo me encaja, me pongo roja como un tomate y pienso que un tierra trágame es poco para lo que debería pasarme. Sí, ahí estaba, mirándome, ahora era él el que me miraba. Me miraba con cara de, ahora entiendes por qué la gente te miraba y hasta sonreía/se reía. 
Pues sí, colgado de mi pañuelo, a modo percha, estaba mi maravilloso SUJETADOR. O sea, sí lo había preparado, pero mis ojos pegados se olvidaron de él. Total, que me paseé por todo Atocha con un sujetador enganchado a un pañuelo jajajaja En serio, creo que no puede ser más patética la situación, por lo menos, el sujetador era de La Perla...

¿ALGUNA VEZ HAS TENIDO UN TIERRA TRÁGAME?

You Might Also Like

4 comentarios

  1. Jajajajaja bueno, ya tienes una anécdota que contar la mar de divertida :D

    ResponderEliminar
  2. Jajajajajaja! Me meo!!!!! Si el sujetador era de La Perla, había que enseñarlo, cariñete! :D
    Un besote
    Elena

    ResponderEliminar
  3. jajajaja madre mía, qué cara se nos queda cuando pasa algo así!!! jeje
    Besos.

    Gemeladas

    ResponderEliminar
  4. jajaja, que risa!! Por lo menos el sujetador era bueno y espero que bonito ;)
    Besos!

    ResponderEliminar